Mes: abril 2018

No es lo mismo: traducción jurada vs. traducción jurídica

Traducción jurada

La traducción jurada la realizan los traductores acreditados y autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España para traducir y certificar la fidelidad, exactitud e integridad de la traducción con respecto al contenido del documento original. Las traducciones juradas tienen validez legal y oficial ante la Administración Pública.

Algunos de los documentos que traducimos con frecuencia los traductores jurados son documentos notariales y judiciales, certificados de nacimiento, matrimonio y defunción, títulos y certificados de estudios o informes médicos.

En una traducción jurada aplicamos el siguiente método de trabajo:

1. Para obtener un presupuesto, el cliente remite en formato electrónico los documentos que desea traducir ya que el precio de la traducción se calcula aplicando un precio por palabra o página del texto original.

2. Se elabora un presupuesto con un plazo de entrega normal o urgente.

3. Si el cliente acepta el presupuesto, comienza el proceso de traducción jurada.

4. En el plazo acordado, el cliente recibe la traducción en formato electrónico o en papel si se trata de una traducción jurada.

Traducción jurídica

La traducción jurídica es un ámbito de especialización dentro de la traducción. Un traductor jurídico, además de una sólida formación en traducción, debe contar con un profundo conocimiento de los dos sistemas legales (origen y destino) de las lenguas entre las que traduce.

Los textos jurídicos contienen abundantes conceptos legales que deben ser trasladados al idioma de destino de forma adecuada para que surtan los efectos deseados. Para ello, antes de iniciar una traducción jurídica, el traductor debe documentarse sobre el texto en cuestión, su ámbito, su aplicación y su alcance.

Los documentos que precisan ser traducidos por un experto en traducción jurídica son los documentos sobre materia legal redactados por abogados o jueces y los documentos sobre materia económica que frecuentemente incluyen figuras jurídicas.

Entre ellos destacamos:

Contratos

Condiciones generales

Poderes de representación

Sentencias, autos, providencias

Procedimientos judiciales o de arbitraje

Informes periciales

Certificados de inscripción en registro

Estatutos sociales

Escrituras de constitución de sociedades

Legislación

Informes jurídicos

Requerimientos, citaciones, oficios

 

Reconocimiento de cualificaciones profesionales

Procedimientos administrativos y documentación necesaria

Los procedimientos para acceder a una profesión regulada en otro país de la UE dependen de si:

       quieres establecerte en el país de destino y ejercer tu profesión allí (establecimiento): en ese caso, es necesario el reconocimiento de tus cualificaciones

       solo quieres prestar servicios de forma temporal allí: en ese caso, bastará con que hagas una declaración previa por escrito. No obstante, si la profesión que ejerces tiene implicaciones serias para la salud o la seguridad pública, el país de destino puede hacer una verificación previa de tus cualificaciones.

Para informarte mejor sobre las normas aplicables a tu caso, dirígete al servicio administrativo nacional responsable del acceso a tu profesión en el país de destino.

Consulta la base de datos de profesiones reguladas para ver qué profesiones están reguladas en cada país de la UE y por qué administración.

Tienes que saber cómo se llama la profesión en el idioma del país. Por ejemplo, si quieres trabajar como panadero en Alemania, tienes que buscar “Bäcker” en la base datos.

Si tu profesión está regulada en tu país de origen, también puedes buscarla en tu propio idioma para encontrar la traducción al inglés que aparece en la descripción. Después, haz una búsqueda utilizando el nombre inglés para saber en qué otros países está regulada. Si no aparece el país al que quieres trasladarte, eso probablemente significa que la profesión no está regulada en ese país.

Si no encuentras tu profesión en la base de datos, puedes dirigirte a los puntos de contacto nacionales sobre cualificaciones profesionales English del país en el que quieras trabajar. Ellos podrán indicarte cuál es el servicio responsable y qué documentos tienes que presentar.

Traducciones certificadas o juradas

Las administraciones pueden exigir copias conformes (que demuestren que el documento es auténtico) o traducciones juradas de los documentos más importantes adjuntos a la solicitud, como los certificados de tus cualificaciones. Las traducciones juradas van acompañadas de una garantía de exactitud de un traductor jurado.

Ahora bien, según la legislación europea:

       este requisito solo se aplica a los documentos esenciales, como, por ejemplo, las propias cualificaciones

       las administraciones tienen obligación de aceptar las traducciones juradas hechas en otros países de la UE.

Las administraciones no pueden pedir traducciones juradas de:

       títulos de médicos, enfermeros de cuidados generales, matronas, veterinarios, odontólogos, farmacéuticos o arquitectos

       carnés de identidad, pasaportes u otros documentos no relacionados con tus cualificaciones.

Esta información no es más que un resumen de una normativa compleja y con muchas excepciones.

Para comprobar si se te aplica alguna de ellas, consulta la Guía del reconocimiento de cualificaciones profesionales de la UE.

Antes de empezar a trabajar:

Una vez que tus cualificaciones profesionales se hayan reconocido, es posible que tengas que registrarte además en un organismo profesional antes de poder usar su título profesional y comenzar a ejercer la profesión. En algunos casos, las administraciones nacionales pueden pedirte también que superes una prueba de idioma.

Fuente: https://europa.eu